La nueva parrilla al paso de Palermo: La hija del carnicero

La zona de Plaza Serrano se está poblando cada vez más de restaurantes originales y ,mientras disminuyen de a poco la cantidad de cadenas, se van abriendo paso a propuestas copadas que se adaptan al paladar de todos.

Hace menos de un año abrió sus puertas La Hija del Carnicero, un concepto novedoso por dos motivos: es la primera parrilla al paso de Palermo y tiene un sistema innovador (con respecto a las parrillas tradicionales) de self-service. Usan buena materia prima y tienen un menú solamente apto para los amantes de la carne.

El proyecto fue ideado por tres socios: dos abogados y un gastronómico, creador de Heisenburger, una hamburguesería reconocida en la ciudad. Soñaban con tener algo propio y diferente, que con el tiempo fue tomando forma. El momento en que decidieron dar el gran salto fue cuando uno de los socios, Gabriel, viajó a Londres y conoció un restaurante llamado Flat Iron. Luego de comer allí dijo: “hay que hacerlo”.

Volvió a Buenos Aires, consiguieron el local y el 7 de junio del año pasado La hija del carnicero abrió sus puertas. ¿Por qué el nombre? Data de una historia familiar: la abuela de Nacho era carnicera. Y su mamá, la hija. Entonces, fue como un homenaje. “Al principio me pareció raro, pero me terminó fascinando. Además pegó muchísimo en la gente”, contó Gabriel, uno de los dueños.

La decoración es más bien rústica, paredes picadas, parrilla a la vista para que puedas observar cuando preparan tu comida, mesas altas y bajas, para grupos numerosos y para otros no tanto. El menú está plasmado en la pared detrás de la caja, con distintos cortes de carne, achuras, sandwiches, guarniciones, ensaladas y postres; siendo los más pedidos el corte de la casa, el philly cheese sandwich y el ojo de bife.

Nosotros probamos un sandwich de lomo completo con huevo, tomate, lechuga y cebolla caramelizada, además del corte de la casa. Por lo que entendimos, es parecido al ojo de bife, que está especialmente marinado, viene cortado y es hecho en la parrilla al punto que gustes. Ambos los acompañamos con verduras hechas al horno de barro, que estaban espectaculares.

El sandwich de lomo estuvo muy bien, el pancito era suave y venía un gran pedazo de lomo, fácil de cortar con los dientes. Quizás el huevo hace que te ensucies un poco, pero es una combinación hermosa! Por otro lado el corte de la casa es súper tierno, ambas porciones son grandes, particularmente para un mediodía.

Acá pensaron en todo y, lejos de decepcionarte, la carta de postres es bastante interesante. Fuimos por un clásico: el volcán de dulce de leche. Viene con helado y es un manjar, con un sabor intenso a dulce de leche; de esas cosas que tenes que probar obligatoriamente si pensas visitarlos.

Es una propuesta súper linda tanto para el mediodía como para la noche. De día pueden aprovechar y pasear por la zona, que cada vez está más bella!

Dirección: Gurruchaga 1770, Palermo

Hay una nueva parrilla en Palermo con un concepto innovador en este tipo de lugares: es al paso y funciona con sistema de bipper.
Suscribite y enterate todas las novedades!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *