Guía Gastronómica

Brunch en Rondó- Recoleta

La cultura del café de especialidad se está expandiendo muchísimo en Buenos Aires y eso me encanta. Cada vez son más los emprendedores que apuestan a las cafeterías de especialidad en lugar de las hamburgueserías o cervecerías. Y no es que lo hacen sólo para ganar dinero, sino que en general los dueños de estos lugares son verdaderos amantes del café.

Hace poco conocimos Rondó Café, una de las novedosas aperturas del 2018 que teníamos pendiente visitar. Está ubicado en Recoleta a unas seis cuadras de Tribunales, ideal para los que andan por ahí en la semana. Nosotros fuimos un sábado, día exclusivo en el cual sirven su famoso brunch de 12 a 16 hs. Para aquellos que se levantan tarde y no saben si desayunar o almorzar, mezclan ambas comidas.

El brunch de acá nos resultó súper completo, por $500 incluye: queso halloumi grillado + zapallos en almíbar; Bagel de lomito/ salmón/ veggie o French Toast; Yogurt con granola y frutas; postre; huevos revueltos con cherrys y tostada de pan de masa madre; café a elección o limonada. Por $90 agregan otro café y comen dos personas tranquilamente.

La verdad es que nos fascinó, todo viene presentado muy lindo sobre una tabla de madera. La comida es tanto sabrosa como abundante. El bagel fue de lo mejor, tiene un pancito increíble y el relleno es copioso, tiene lomito, queso, huevo, tomate, rúcula y un aderezo que no desciframos, pero que combinaba a la perfección.

El queso con los zapallos en almíbar se llevó todos los aplausos, si son fanáticos de lo agridulce no se lo pueden perder. Está grillado, lo que le aporta un gustito especial (como gratinado), que combinado con la fruta y las nueces es una fiesta de sabores en la boca.

Los huevos revueltos con el tostón de masa madre y los tomatitos estaban bárbaros, al igual que la Avocado Toast que agregamos, que por cierto traía muchísima palta! El pan es buenísimo y lo tuestan a la perfección, cosa que no quede duro.

Para terminar, la tarteleta de almendras estaba excelente. Era artesanal al igual que todo lo que ofrecen de pastelería, que se veía tentador.

El menú cuenta con distintas alternativas deliciosas. Variedad de combos para el desayuno, incluyendo opciones más saludables; y ensaladas o sandwiches para el almuerzo.

El café es exquisito, nosotros pedimos dos Lattes que vienen en una taza inmensa, suave y con la temperatura ideal.

El espacio es pequeño, pero se presta súper para merendar con amigos, ir a trabajar o a estudiar tranqui. Nos encantó que la comida te la hacen ahí, frente a tu cara, así que no hay secretos; es súper importante.

La atención es muy cálida! No duden en ir a conocer este lugar, les va a gustar!

 

Dirección: Uruguay 1048, Recoleta

Que cosa tan rica el brunch! Fuimos por el de Rondó que no sólo tiene un precio espectacular, sino que además es completísimo!
Suscribite y enterate todas las novedades!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *