Guía Gastronómica

Fatbroder

Hace unos meses tres hermanos ,chefs y amantes del buen comer, decidieron apostar por este nuevo emprendimiento en el que sirven cerveza artesanal y comida más bien callejera. Del menú se destacan sus hamburguesas, de las que ofrecen unas 6 variedades.

El lugar está muy bien ambientado: mesas a la calle, comunales y dobles adentro, y más espacio atrás en lo que, creo, era un patio. Tiene una luz tenue, como todos los bares, y la cocina es a la vista, así que no hay secreto: así como lo preparan va a tu plato.

Todas las opciones parecían súper ricas y no nos decidiamos en que pedir, por lo tanto seguimos la recomendación de sus dueños y probamos la Juicy Lucy (doble cheddar, doble bacon, cebolla morada y pepino agridulce) y la Fat Chicken  (suprema de pollo crispy, alioli de alcaparras y eneldo, lechuga, tomate, cebolla colorada).

Las dos fueron acompañadas de las mejores papas fritas del mundo; tienen doble cocción lo que hace que sean bien crocantes por fuera y blanditas por dentro, una locura. Todas las hamburguesas vienen en un pan de papa casero, que es tanto exquisito como suave, y  las de carne son dobles, una bomba.

Sin dudas no se equivocaron. Ambas opciones estaban deliciosas, pero la Juicy Lucy se ganó un lugar en mi corazón. Es una cosa increíble, trae dos medallones de carne en el punto ideal, están medio rojitos adentro, jugosos y tiernos. Todos los ingredientes combinan a la perfección, no escatiman con ninguno y está tan bien armada que la hamburguesa no se desarma a medida que la vas comiendo. Una delicia.

El sandwich de pollo no se quedó atrás, también viene en ese maravilloso pan de papa que da placer morder, y el crispy chicken no sólo es gigante, sino que además está hecho demasiado bien, siguiendo el estilo americano: súper crocante afuera y con el pollo tierno adentro. Es maravilloso y el alioli de alcaparras y eneldo le aporta un toquecito fantástico, nos encantó!

Ademas de todo esto, probamos las salsas caseras que pueden agregárselas a las hamburguesas o comer con las papas, que son exquisitas. Elegimos una de palta y otra de berenjena, ambas buenísimas pero la que más nos gustó fue la de berenjenas, tiene un gustito ahumado fascinante.

En Fatbroder también cuentan con opciones aptas para celiacos, una gran ventaja por sobre otros lugares. Tienen un pan apto para ellos muy bueno y frien las papas en otro lado así no hay contaminación.

Es ideal para ir con cualquier persona (amigos, pareja, compañeros de trabajo y demás!).Todo está muy cuidado y la calidad es buena enserio, se nota mucho las ganas que le ponen sus dueños. No pueden perderse de conocer este gran lugar, que no los va a defraudar, de lo mejor que hemos probado en la zona.

Dirección: Charcas 3787, Palermo

Hamburguesas realmente inmensas, la carne en el punto justo y el pan suave como una nube. Cabe destacar las increíbles papas fritas, súper crocantes, y las salsas caseras


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *