Guía Gastronómica

Bao Kitchen

Bao Kitchen
Probar cosas nuevas siempre está bueno y aplica a todos los aspectos de la vida; salir un poco de lo clásico, animarse a otras alternativas, es una de las cosas más lindas que uno puede hacer. En este caso fuimos a probar comida taiwanesa a Bao Kitchen, ubicado en Retiro.Ya degustamos comida china, japonesa, coreana, vietnamita, pero jamás originaria de Taiwán y la verdad es que nos llevamos una gran sorpresa. El local no es de grandes dimensiones, tiene algunas mesitas individuales y una grande en el centro del salón. Está decorado muy simple, sin grandes pretenciones; se nota todo hecho a pecho y con amor. El menú cuenta con todos platos típicos, que parecían todos tan ricos que no sabíamos cual pedir. Por lo tanto dejamos la elección en manos de Mailin, su dueña que siempre está presente en el lugar; no sólo está atendiendo sino que ademas cuida que todo este bien. Probamos algunos de los platos más típicos: Gua Bao (pancito casero al vapor relleno con bondiola, pickles caseros, maní tostado y cilantro); Jiao Zi Guo Tie, también llamados Gyozas, rellenos de langostinos y cerdo; Sopa Niurou Mian (sopa de fideos y carne estofada, con salsa especial, anis estrellado y vino de arroz). Todo es delicioso, lleno de sabor y perfectamente condimentado con todo tipo de especias que le aportan un gusto inigualable a la comida. Cada plato se come con palitos, así que es una buena oportunidad para aprender a usarlos; igualmente también tienen cuchillo y tenedor por si se dan por vencidos. El Gua Bao es fantástico, el pancito es suave, esponjoso, y la carne tierna, con un gusto bárbaro que se lo aporta, entre otras cosas, el maní. Las gyozas son tremendas; se cocen primero al vapor, luego van un ratito a la plancha hasta que se doren, lo que hace que tengan una textura buenísima, apenas crocante abajo. Tienen un tamaño grande, vienen 6 por porción y el relleno, al contrario de lo que creímos nosotros, contiene el langostino y el cerdo mezclados, son increíbles. Por último, la sopa, clásica de Taiwán, es excelente. La carne estaba súper blandita, ya que esta hecha estofada, y los fideos caseros, son una maravilla. El bowl es gigante, bien llenador, ya que es un plato pesadito, ideal para los días frescos que se vienen. Acompañamos todo con un té verde helado con menta, limón y azúcar orgánica que era exquisito, bien refrescante. Para terminar comimos una torta de banana y dulce de leche espectacular que tiene la porción justa. La comida nos pareció lo más, muchos deben pensar que es muy diferente o rara pero no pueden estar tan equivocados. Mezclan y logran sabores geniales, platos maravillosos que vale la pena probar. Para los que trabajan o están por la zona es una gran opción para un almuerzo fuera de lo común. Tienen un menú del día por $260 que incluye plato principal, bebida y postre, que se lo veía bastante abundante y sino tienen las opciones del menú que incluyen distintas sopas, baos y platos. Dirección: San Martín 960, Retiro
No se explica lo rica que es la comida de este lugar. Lo mejor es que está condimentada a la perfección, para nada exagerado. Excelente y con precios acorde a la zona
Suscribite y enterate de todas las noticias!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *