Guía Gastronómica

Grand Canyon en helicóptero ¿Si o no?

En un viaje a la Costa Oeste de Estados Unidos es imprescindible la visita al Grand Canyon, es la oportunidad para poder apreciar a una de las maravillas naturales del mundo, que deslumbra la vista de cualquiera.

Muchos eligen ir desde Las Vegas, ya sea con un tour o en auto, porque está ubicado a unas cinco horas de la ciudad, relativamente cerca. El problema es que si no tienen muchos días ni ganas de manejar, visitarlo de esta manera se complica un poco.

Primero y principal, deben manejar unas 10 horas (considerando la ida y la vuelta); segundo, no llegan a apreciarlo en su totalidad porque a pie no se puede ver todo; y tercero, puede que un día sólo no les alcance, sobre todo en invierno que anochece a las 16.30, y tengan que alojarse allí.

Por eso, les recomiendo que lo visiten con algún tour, así tampoco se les hace tedioso el manejo ni la visita. En mi caso, opté por hacer el que es en helicóptero, que me pareció la mejor opción de todas por dos motivos: sólo te toma unas 7 horas del día, y desde arriba llegas a verlo completo. La única “contra”, por así decirlo, que tiene es el precio elevadísimo: unos 400 USD por persona. Sin embargo, insisto en que fue plata muy bien invertida.

 

Lo hice con una empresa llamada “Maverick”, que tenía diferentes horarios de salida: a la mañana temprano, al mediodía, o a la tarde-noche. Elegí el horario más temprano, más o menos pasan por el hotel a la 6 de la mañana.

Luego de recorgerte, te llevan al aeropuerto que tienen en Las Vegas y de ahí son unos 30 minutos en avión hasta Arizona. Una vez en este Estado, te llevan en una camioneta a la terminal de helicópteros: si decidiste hacer el tour con esto te quedas ahí, y sino te llevan a otro lado para que veas las partes más lindas a pie.

En los helicópteros entran 8 personas ( 7+ el piloto). El paseo es impresionante, se ve absolutamente todo y es realmente espectacular. La experiencia es única, está buenísimo que te van dando varios datos acerca del lugar, pero sólo en inglés, y llegas a verlo de punta a punta. Son unos 30 minutos, pero se pasan rapidísimo.

Cuando vuelven a tierra, el mismo coche pasa a buscarte por la terminal para llevarte al Bright Angel Lodge. Allí te entregan una vianda con un sandwich, papas fritas, cookies, agua y caramelos, y te dan aproximadamente una hora y media para que recorras, mires, saques fotos y aprecies la vista del Canyon.

 

La visita a este lugar es casi que obligada, para mi esta forma de hacerlo fue lo mejor que pude haber hecho,  aunque es un poco caro, lo vale. Además, optimizas muchísimo el tiempo, que nunca es suficiente.

Es realmente hermoso y de esas experiencias que sólo se viven una vez; si pueden, traten de hacerla que van a quedar tan encantados como yo.

La visita a este lugar es casi que obligada, para mi esta forma de hacerlo fue lo mejor que pude haber hecho,  aunque es un poco caro, lo vale. Además, optimizas muchísimo el tiempo, que nunca es suficiente.

Es realmente hermoso y de esas experiencias que sólo se viven una vez; si pueden, traten de hacerla que van a quedar tan encantados como yo.

Una experiencia única e inolvidable que no pueden dejar de vivir. Fue mi primera vez en un helicóptero y fue increíble. Es caro, pero lo vale, una de las experiencias más gratas de mi vida


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *